Qué necesitas

Para estar más feliz de lo que estás ahora,

Para ser más feliz y feliz cada hora,

Para sentirte amada, querida y adorada.
¿Necesitas La Luna o las estrellas?

¿Necesitas una galaxia o todo el universo?

¿Necesitas un Sol o un meteorito?
¿Necesitas soñar a solas en la cama?

O tal vez necesitas acostarte en mis brazos

Y soñar y soñar profundo hasta mañana.
Dime qué necesitas…

Si el sosiego corrompe la piel que tanto extrañas,

Si la furia y el celo, de tenerte conmigo,

¿Necesitas prender ese fuego en tus ojos?
¿Necesitas el aire detràs de las orejas?

¿Un besito en la boca?

¿Un susurro en tu oído?

¿Una línea de besos de la espalda hasta el cuello?
¿Qué necesitas vida?

Para sentirte amada,

Para decir que eres la más bella del mundo,

La más preciosa y linda de todo el universo,

Dime qué te hace falta,

Dime si puedo darte aquello que tú quieres

O dime así sin tantos miramientos,

Si ha llegado el momento

De dejar de mirarnos y entregarnos al tiempo…

Despierta dormilona

Muestra tu dulce rostro a todo el mundo,

Abre bien los ojitos llenos de ensueño,

Sonríeme una vez antes de despertar.


Abre a poco los ojos y mira el día,

Inhala aire y despacio exhala en tiempo,

Mueve esa narizita que te hace bella.


Deja entrar esa luz por la ventana,

Tiende otra vez la cama y esponja las almohadas,

Rápido estira el cuerpo y estirate de nuevo.
Sonríe frente al espejo y cepilla tus dientes,

Recoje ese cabello, mi pequeña Medusa,

Hazle cola o unos rizos o trenzas, lo que quieras.
¿Maquillarás tu rostro o serás natural?

¡Ah! Pero antes está el baño

Nuestra ducha increíble.
Y despues a la cama

O al mueble de la sala,

O tal vez “cucharita” por todita la casa,

Pero en fin, mi princesa,

Mientras todo eso pasa,

Hay que despertar juntos,

Despierta dormilona…

¿O te beso la cara?

Después de todo

Después de todo el tiempo,

Que pasamos muy juntos,

Después de cada día que te miraba esquiva,

Después de tantas veces fastidiarte la vida,

Me miras, me sonríes, te vuelves y te vas.
Después de acariciar las sabanas, la almohada,

Después de hacer la cama y dormir tan cansada,

Después de haber luchado, y perdido o ganado,

Después de esa batalla, te retiras… ¡Te vas!


Con premeditación y mucha alevosía,

Con suma precisión rasgas el alma mía,

Recorres cada parte, cada espacio de mí.
Conminas mi pensar tan sólo, sólo a tí;

Difuminas el mar y en el fondo estàs tú,

Tergiversas discursos para hablarme de tí,

Y es  que hasta las estrellas me recuerdan a tí.
Casi nada ha pasado, quizás tan sólo días,

Quizás algunos meses, quizás tan sólo años,

Dormido en mi derrota, sumido en la agonía,

De dejar de abrazarte en las noches tan frías,

De dejar de besarte cuando subía el calor,

Sentado allí en la silla de la melancolía,

Me propuse a pensar en los bellos momentos

Que hemos pasado juntos, los mejores recuerdos

Que tengo de este mundo y de esta vida absurda

Absurda, burda y triste, que tengo ya sin tí.
¿Sabías que las hormigas existen en millones?

Pues ni la cantidad de hormigas en el mundo,

Son siquiera una parte de toditas las veces que estoy pensando en tí;

¿Sabías que las estrellas brillan más cuando mueren?

Pues ese brillo intenso no se ha de comparar

Al brillo tan hermoso de tus ojos de ensueño;

¿Sabías que para amarte sólo basta soñar?

Soñar que estamos juntos, los dos en una casa,

Soñar que nos esperan, un perro, tal vez dos,

Soñar que ahí en la cama, el gato con sus pelos,

Soñar que ahí en la casa, olvidamos el mundo,

Y me olvido del tiempo y te olvidas de todo,

Pues ese momento, para mí… ¡Tan sólo existes tú!
Pues sólo tú cariño, mi sueño interesante,

Sólo tú, vida mía, lo dulce de mi vida,

Sólo tú, encantadora, mi dulce melodía,

Sólo tú, mi flaquita, sólo tú, sólo tú,

Me haces muy, muy feliz…

¡Pero no te merezco! ¡Perdóname! ¡Te Amo!
Pues yo sólo Te Amo, puedo escribirte versos,

Puedo hacer centenares de poemas de amor,

Puedo cuidar tu sueño, cuando así estés dormida,

Puedo hacerte cosquillas hasta que ya no quieras,

Puedo decirte siempre, siempre que estás tan bella,

Tan hermosa y radiante, tan divina princesa,

Pero no puedo ser ese que cuente lo que hice en el día,

Pues cariño, mi día, mi día es pensar en tí,

Es pensar en tus ojos y en tu tierna sonrisa,

Es mirar cada foto que yo tengo de tí…
¡Perdóname! Perdóname pues hoy, no lo vas a entender,

Recuerda que Te Amo, todos, todos los días;

Que te pienso y te sueño, cada milisegundo,

Allá te espero cielo, allá en la eternidad,

Allá estaré esperando cuándo sea ese momento,

¡Perdóname! Te Quiero, Te Amo…

Mi dulce encantadora, mi muñequita hermosa,

Mi único, único amor… Allá te espero, vida,

Dulce Dora Rincón, nos vemos, hasta pronto,

Te espero con mis abrazos, listos para abrazarte,

Y en ese hermoso abrazo quedarnos… ¡Tú y Yo!

¡Perdóname! Mi vida, se me está haciendo tarde,

Voy de nuevo a dormir y cerrando los ojos

Voy a soñar cariño… Eternamente en tí,

¡Perdóname! ¡Te Amo! Te espero allá feliz…

Yo Te Amaría Más…

Yo no puedo explicarlo, pero Te Amo;

Yo no puedo expresarlo, pero Te Amo;

He esperado una vida para amarte cariño

Y otra vida tendría para seguirte amando.
Te amé desde el primer momento

En que miré tus ojos,

Cuando vi tu sonrisa,

Que destella rayitos de alegría y amor.
Es que mirarte amor…

Es tener paz interna

Que consume tu alma

Y te lleva al Nirvana,

Al lugar exquisito de un perfecto descanso.
Es que amor tú eres bella,

Eres hermosa y linda,

Eres intensamente la bella y la durmiente,

La princesa increíble de mi cuento… ¡Mi vida!
Y quiero que no pienses, ni siquiera lo sueñes,

Ni que sea idea remota lo que voy a decir,

No pienso ni he pensado cambiarte o no quererte,

Pues te amo hasta los lunares, esos que no se ven,

Te Amo en cada momento aún cuando te me enojas,

Aún cuando no me quieres, aún cuando así me ignoras,

Te Amo todos los días y todos los que faltan,

Te amaré vida mía hasta el último instante

Y aún después de morir en dónde esté mi vida.

..

Yo te amaré y así ni la muerte ni nada…

Nada, nada cariño, nada, nos podrá separar,

 Pues ni esta a veces cruel e inhumana distancia

Que nos separa ahora, la vencemos cariño

Y  ya la hemos vencido y pronto venceremos,

Las pruebas de la vida y haremos de la vida,

Nuestra inmensa alegría por seguir más que juntos,

Por estar a tu lado, por poderte abrazar,

Por poderte besar y poderte tocar,

Pues así, Encantadora… así mi linda hermosa…

¡Yo Te Amaría Más!

¡Estoy cansado!



Eres irremplazable, única de verdad,

Eres luz, eres paz, eres fuego y aún más,

Eres desesperante y eres también capaz

De tu desesperarme y hacerme amarte más.
Tú eres el Sol del día cuando despierto,

Eres lluvia en mis días cuándo estás triste,

Eres más que mi sueño… ¡Eres real!
Eres tú dúlce miel que me enloquece,

Es tu piel suave y tersa, mi única almohada,

Son toditas tus curvas, sólo mi cama.
Son tus extraños gestos cuando te duemes,

Mi fantasía de siempre, de siempre verte así,

Durmiendo aquí a mi lado, en extásis.
Es tu forma de ser que te hace bella,

Ese genio incesante que cambia de repente,

Que pasas de calmada a estar muy exaltada,

O de estar enojada y ponerte triste.
Más en todas tus faces tú eres mi vida,

Eres mi religión, mis ganas y mis días,

Eres la chispa de la mecha que me enciende

Y me mantiene así, encendido por tí…
Pero te digo algo… Si me equivoco,

Si de pronto entristeces y sigues triste,

Si de pronto me dices que te he perdido,

No voy a buscar algo más que la muerte,

Y sé que la hallaré en cualquier parte,

Pies perderte cariño es algo que no quiero

Algo que a toda costa, necesito evitar.
Pero si al fin de cuentas, esto se acaba,

Yo en ese mismo instante comenzaré a morir,

Buscaré alguna forma de que salga mi alma,

Me tiraré del edificio más alto que me encuentre,

Me arrojaré a un mar lleno de tiburones,

Dejaré de comer y de vivir,

Porque si me costó encontrarte

Y al final nuestro encuentro fue más casualidad,

Ya no voy a buscar nada ni a nadie,

Pues mi vida se acaba si estoy sin tí.
Dispuesto estoy a hacer lo que sea necesario

Si es que llego a perderte, ¡Voy a morir!

No importa si hay un mundo que me requiere

No importa si la vida me hará feliz

Pues mi vida no es vida… No es vida ya sin tí.
¡Estoy cansado! Y no buscaré de nuevo,

Ni encontraré de nuevo un tesoro escondido,

No encontraré tus ojos, ni tus besos o abrazos;

Por eso… Desde de este mismo instante

Me dispongo a morir, hoy dejo de vivir,

Porque ya… Porque ya ¡Estoy cansado!

Porque es tanto este amor

Que me clavará espinas hasta mi ser,

Y sólo con morir calmaré mi dolor,

Pues al morir la paz, la paz me halló…
P. D. Estas letras continuas ya están escritas,

Y si ya las leíste… es que no estoy aquí…

Es que después de todo ¡Estoy Cansado!

Y me encontré una mano de un esqueleto

Y pronto me dispuse… y así ¡MORÍ!

Siempre me he preguntado

Porqué es que hay que nacer

 Para poder vivir…

Porque si yo despierto

Y vivo… Vivo de nuevo…
Porqué estudiar un tiempo

Para saber del mundo,

Si la vida es la escuela

Más cruel e inenarrable,

La que enseña en las calles

A cómo comportarse.
Porqué si la amistad

Se inicia en nuestra infancia,

Porqué hemos de buscar

Donde sea el amor

Si cruzando la esquina

Te tropieza y le miras.
Porqué cuando la Luna

Crece el mar… La pasión…

Porqué tú no me amabas

Antes de vernos hoy…
Porqué en cualquier momento

Estoy pensando en tí…

Porqué si estando lejos

Tan sólo te amo a tí…
Porqué me vuelves loco

Aún con esta distancia,

Porqué recuerdo intacto

El sabor de tus labios,

El color de tu pelo,

El aroma en tu cuerpo.
Porqué en mi corta vida

Pienso que te conozco…

Si nuestra vida juntos

Aún comienza de pronto…
Porqué si tú me amas

A veces me reclamas

Que duerma abrazadito

De todas mis almohadas…
Porqué yo te amo tanto,

Porqué te deseo tanto,

Siempre me he preguntado

Dulce Dora Rincón

Porqué tardaste tanto

En llegar a mi vida

Para llenar mis brazos,

Para ser muy felices

Hoy y todos los días,

Siempre… ¡Siempre me he preguntado!