Detrás de las Montañas


​Detras de las montañas, hay una muy pequeña,

Muy pequeña y discreta vereda hecha de flores,

De flores que recoge el corazón herido,

Pues se siente feliz al caminar en ella,

Cuándo así lo apuñalan y tirado lo dejan.

Pero camina así, en esa… Esa vereda,

Que no es ni tan bonita, ni tan linda o excelsa,

Es sólo una vereda pintada de mil flores

Detrás de las montañas, las montañas de Gracias,

En el Valle de Lágrimas que los enamorados,

Que se cierne ese cielo nocturno y tan brillante,

Y de esa vereda salen miles, millones de luciérnagas,

Iluminan el paso por esa simple y tan absurda,

Esa estupida y tonta, tan irreal vereda,

Pero allá cuándo sale el Sol en Primavera,

La verede retoña y se llena de brillo,

Tiene mil y un colores, miles, muchísimos olores,

Tulipanes y rosas, Gardenias, Girasoles…

Y de todas las flores hay en esa vereda,

Para que cuándo llores, tomes tú las que quieras,

Y el corazón herido, llorando en las tinieblas,

Recorre deapacito esa vereda inmensa,

Y al final ahí de nuevo… Una nueva aventura…

La última quizás, la primera o segunda,

Tal vez la que te lleve, derechito al altar 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s